Saltear al contenido principal

  »  Descargas  »  Libro Blanco

Rellene el siguiente formulario para acceder al archivo PDF

Downloads Form

TBS iNsight™ es una herramienta de software que se instala en los escáneres GE u Hologic DXA existentes. Este método simple, rápido y reproducible calcula el riesgo de fractura sobre la base de una determinación de la textura ósea (un índice relacionado con la microarquitectura ósea) [13, 14], además de los riesgos determinados por la Densidad mineral ósea basada en DXA, los factores de riesgo clínico y FRAX. El resultado se expresa como un índice de hueso trabecular (trabecular bone score, TBS).
No requiere ni tiempo de escaneo, ni exposición a la radiación, ni trabajo adicional para el técnico. Una vez finalizada la exploración DXA de columna estándar, los resultados TBS se muestran automáticamente en cuestión de segundos. El software de TBS iNsight permite el análisis retrospectivo de las exploraciones DXA mayores (las cuales deben de haber sido realizadas con la misma màquina DXA y con un calibrado TBS).

TBS iNsight - Libro blanco

Sistema DXA:

Not Dependent

Disponibile también en:
Inglés
Alemán
Italiano

Código de documento:

MM-WP-068-MIG-ES-01

TBS iNsight para mejorar su DXA

La técnica de evaluación de la cualidad ósea mejora la identificación del riesgo de fractura

Introducción

La Organización Mundial de la Salud define la osteoporosis como una enfermedad silenciosa caracterizada por una baja masa ósea (densidad ósea) y un deterioro microarquitectónico del tejido óseo que conduce a un aumento de la fragilidad ósea y un riesgo elevado de fractura[1]. La osteoporosis afecta a aproximadamente 200 millones de mujeres y causa casi nueve millones de fracturas al año[2, 3] en todo el mundo. A nivel mundial, una de cada tres mujeres y uno de cada cinco hombres mayores de 50 sufrirán una fractura debido a la osteoporosis[4, 5] con una posterior disminución de la calidad de vida y una tasa de mortalidad excesiva por fracturas de cadera > 20% en el primer año[6]. En 2050, se prevé que la incidencia mundial de fractura de cadera en las mujeres aumente en un 240% y en hombres en un 310%[7]. La densitometría ósea (DXA: densitometría ósea por absorción de rayos X) es precisa, indolora y de fácil acceso a la mayoría de las comunidades. Por estas razones, DXA ha recibido una buena aceptación como herramienta estándar en la evaluación de la osteoporosis. La DXA utiliza rayos X de dos energías distintas para proporcionar información cuantitativa relacionada con la densidad mineral ósea (DMO). Sin embargo, esto no siempre se traduce en una estimación precisa del riesgo futuro de fracturas.

Además, ahora está establecido que la DMO no es la única característica del hueso que determina su fortaleza y fragilidad y, por lo tanto, deben considerarse otros aspectos al decidir la terapia para prevenir fracturas osteoporóticas nuevas o posteriores[8]. Por ejemplo, es bien sabido que más del 50% de las fracturas ocurren en pacientes con valores de DMO que no están clasificados como «osteoporóticos» según la clasificación de osteoporosis de la OMS (figura 1)[9]. Esta observación implica que influyen otros factores distintos de la DMO en la fortaleza ósea y el riesgo de fractura. Estos factores incluyen la macrogeometría ósea, la mineralización ósea y el recambio óseo[9, 10]. Otro determinante clave de la fortaleza ósea es su microarquitectura, cuya importancia ha sido cada vez más apreciada en los últimos años, además del hecho de que ya estaba implícita en la definición conceptual de osteoporosis[10]. Esta confirmación ha llevado al reconocimiento de que la evaluación de la microarquitectura ósea podría mejorar significativamente la precisión de las evaluaciones de la fortaleza ósea y, en consecuencia, también del riesgo de fractura[11, 12].

Cómo funciona

TBS es un índice de textura que evalúa las variaciones de píxeles de niveles de gris en la imagen DXA de la columna, proporcionando un índice indirecto de la microarquitectura trabecular[13-15].

En pocas palabras, los principios de TBS se basan en la propiedad fractal de la microarquitectura ósea proyectada en 2D [16]. La exploración de columna por DXA no tiene resolución suficiente para identificar trabéculas individuales. Sin embargo, una microestructura trabecular densa proyectada sobre un plano genera una imagen que contiene un gran número de variaciones de pequeño tamaño de niveles de gris entre píxeles, mientras que una proyección 2D de una estructura trabecular porosa produce una imagen con un número bajo de variaciones de niveles de gris entre píxeles, pero de mayor tamaño. En otras palabras, las diferentes microestructuras óseas aparecerán de forma diferente en la imagen DXA y esa diferencia se capturará a través del análisis TBS (figura 2). Un variograma de esas imágenes proyectadas, calculado como la suma de los cuadrados de las diferencias de niveles de gris entre los píxeles a una distancia específica, permite calcular una estructura 3D a partir de las variaciones existentes en las imágenes 2D proyectadas. TBS es un derivado de los variogramas experimentales de imágenes de proyección 2D. TBS se calcula como la pendiente del log-log de transformación del variograma, donde la pendiente representa la tasa de variaciones de amplitud de niveles de gris. Una pendiente empinada del variograma con un valor alto de TBS se asocia con una mejor estructura ósea, mientras que los valores bajos de TBS indican una estructura ósea peor.

Evaluación clínica de TBS

TBS se ha usado en más de 400 publicaciones revisadas por expertos de todo el mundo y en más de 75.000 pacientes para abordar varias cuestiones científicas y clínicas. Se ha demostrado repetidamente que TBS predice fracturas por fragilidad (actuales y futuras), independientemente de la DMO, el factor de riesgo clínico y las estimaciones de riesgo basadas en FRAX; y, cuando se utiliza junto con cualquiera de estas medidas, mejora constantemente su precisión. También un número en aumento de pruebas que indican que el TBS tiene ventajas particulares sobre la DMO para causas específicas de mayor riesgo de fractura, como el uso crónico de corticosteroides, diabetes tipo 2, enfermedad renal crónica, hiperparatiroidismo primario, pacientes tratados con anti-aromatasa, afecciones por las cuales las lecturas de DMO a menudo son engañosas[17, 18].

Algunas de las principales conclusiones han sido convenientemente resumidas en recientes artículos de revisión publicados por grupos de expertos óseos internacionales [17, 19-23]. En la tabla 1 encontrará una breve lista de estudios fundamentales. Los puntos principales se resumen a continuación:

  • El TBS es más bajo en hombres y mujeres post menopáusicas con fracturas vertebrales, de cadera o fracturas osteoporóticas mayores en comparación con los controles.
  • TBS predice fracturas osteoporóticas importantes, fracturas vertebrales y de cadera en mujeres y en hombres independientemente de las mediciones de DMO lumbar y los factores de riesgo clínico; TBS es, por lo tanto, complementario a estos enfoques ya existentes. La mayor utilidad radica en las personas cuyos niveles de DMO se encuentran en el rango osteopénico.
  • El TBS se puede utilizar como un parámetro de ajuste de la herramienta FRAX para predecir mejor las fracturas osteoporóticas junto con otros factores de riesgo clínicos [figura 5]. Añadido a FRAX, la mayor utilidad de TBS radica en las personas cuyos niveles de DMO están cerca de un umbral de intervención (se verán afectados hasta un 25% de los pacientes).
  • A partir de un metanálisis que incluye 14 cohortes prospectivas[24], los umbrales de TBS se han evaluado según un enfoque tercil. En el tercil de alto riesgo (TBS <1.23), el gradiente de riesgo de fractura osteoporótica mayor fue más de dos veces superior que en el tercil de bajo riesgo (TBS> 1.31) [figura 4].
  • TBS se puede utilizar como ayuda en el diagnóstico de la osteoporosis y otras afecciones médicas que conducen a la microarquitectura del hueso trabecular alterado, y en última instancia, en la evaluación del riesgo de fractura. Las enfermedades de interés incluyen diabetes, hiperparatiroidismo, VIH, enfermedad renal crónica, pacientes bajo uso de glucocorticoides o bajo tratamiento anti-aromatasa[20].
  • La reproducibilidad a corto plazo de las mediciones TBS ha sido demostrado en varios estudios con valores que van desde 1,1% -2,1% C.V.[19];
  • Aunque la DMO es más reactiva (en amplitud) a los diferentes tratamientos que afectan el metabolismo óseo, el efecto diferencial de estos diferentes productos farmacéuticos en TBS puede tener su utilidad en la práctica clínica habitual. Como tal, TBS puede ayudar a los médicos en el seguimiento de la respuesta a los tratamientos a través del tiempo [tabla 3, figura 6].
  • A diferencia de la DMO, los resultados de TBS han demostrado estar afectados mínimamente por la presencia de osteofitos, un elemento común en pacientes posmenopáusicas tardías y en las que presentaban artrosis[25];
  • TBS ha sido respaldado por numerosas sociedades médicas locales, nacionales e internacionales [tabla 2].

Recomendación de TBS en las directrices

Más de 12 sociedades médicas nacionales e internacionales y grupos de trabajo han estudiado el papel de TBS. La tabla 2 muestra los principales informes disponibles en 2018. El TBS también se ha incluido en 2 directrices sobre el tratamiento del hiperparatirodismo [22, 23].

Posible interpretación de los valores de TBS en la gestión general del paciente

El informe TBS se genera con la impresión estándar DXA de la columna. El informe (Figura 3) muestra un Trabecular Bone Score general, mostrando el mapeo TBS de la columna y proporciona valores de referencia de la misma edad.

El TBS se puede combinar fácilmente con T-score de la DMO como muestra la Figura 4. Este estudio se ha adaptado de un metanálisis [24] y del estudio de Manitoba [26] y proporciona un índice de riesgo de fractura por fractura osteoporótica mayor, la cual depende del T-score de la OMS para la DMO (normal, osteopenia y osteoporosis) y del valor de TBS. Por ejemplo: una mujer osteopénica con un T-score de -2.2 en la columna lumbar se clasifica dentro de una clase de riesgo de fractura mayor osteoporótica de aproximadamente 5 a 7 por 1000 mujeres por año. Al agregar el valor de TBS del paciente (1.180) a la imagen, pasa a una categoría de riesgo superior que corresponde de 10 a 14 fracturas por cada 1000 mujeres al año. Es decir, el riesgo de fractura combinado de esta mujer es similar al riesgo de fractura de una mujer osteoporótica. Este ejemplo muestra cómo se puede utilizar el TBS para evaluar mejor el riesgo de fractura de un paciente y por lo tanto mejorar la gestión general de la atención al paciente.

Mejora de la predicción de fracturas con FRAX ajustado por TBS

TBS se puede usar fácilmente como un modificador FRAX (figura 5). Según las recomendaciones de ISCD[12] y IOF / ESCEO[11], TBS se puede utilizar en asociación con FRAX y DMO para ajustar las probabilidades de fractura en mujeres postmenopáusicas y hombres mayores[12]. La herramienta FRAX se basa en modelos de pacientes individuales que integran los riesgos asociados con los factores de riesgo clínicos, así como la DMO en el cuello femoral.

Los modelos para ajustar la probabilidad de fractura de FRAX para contabilizar TBS se derivaron de grandes cohortes basadas en la población general [46] y se validaron de forma cruzada en un metanálisis que incluía 17.809 hombres y mujeres de 14 cohortes poblacionales prospectivas[24]. Los autores encontraron que tanto para la fractura de cadera como la fractura osteoporótica, la incorporación de los factores del ajuste por TBS resultaron en una mejora en el gradiente de riesgo. Otros estudios independientes mostraron una mejora en la predicción de fracturas utilizando FRAX ajustado por TBS en la osteoporosis primaria o secundaria [47-49].

Uso de TBS para controlar el tratamiento: Revisión de los estudios seleccionados

El parámetro TBS, como está influenciado por el patrón trabecular, también podría estar influenciado por tratamientos conocidos que afectan a la microarquitectura ósea. TBS se ha empleado en diversas pruebas farmacéuticas diseñadas para evaluar el efecto de los tratamientos para la osteoporosis, ya sean agentes antirresortivos (frenar la destrucción del hueso) o agentes anabólicos (destinados a la reconstrucción de los huesos). Los bifosfonatos (ácido alendrónico, ácido zoledrónico, etc.) y denosumab pertenecen a la categoría antirresortiva, mientras que la teriparatida se clasifica como un agente anabólico. Estos estudios, que se resumen en la Tabla 3, compararon el efecto de los fármacos, ya sea frente al placebo o frente a otro fármaco de referencia durante un intervalo de 24 meses. Los resultados agrupados se observan en la Figura 6.

Curiosamente, las diversas terapias eficaces para osteoporosis difieren en la medida en que influyen en el TBS, por ejemplo los bisfosfonatos ejercen muy poco efecto, mientras que otros fármacos como análogos de PTH / PTH generalmente aumentan TBS en el rango de uno a dos por ciento por año. Estos hallazgos parecen ser consistentes con el mecanismo de acción de las moléculas. De hecho, uno no esperaría ver una mejora de la microestructura con un bisfosfonato (y por lo tanto tampoco del TBS) mientras que el grado de mineralización aumentaría y, por lo tanto, también la DMO. Estos estudios primarios comienzan a mostrar el interés de evaluar tanto la DMO como el TBS durante la monitorización del tratamiento.

En conjunto, estos estudios sugieren que TBS tiende a aumentar con tratamientos que aumentan la DMO. La magnitud del aumento de TBS generalmente es menos marcada que los cambios de la DMO. Por el contrario, la magnitud de la disminución de TBS sin tratamiento es muy similar a la de la DMO. Sería clínicamente relevante considerar que un aumento de los marcadores sustitutos de la cantidad de hueso (DMO) y la calidad (TBS) sería tranquilizador en el control los efectos de los tratamientos.

Resumen

Trabecular Bone Score (TBS) es una medida de textura en escala de grises derivada de las imágenes de la densitometría ósea por absorción de rayos X (DXA). Está relacionado con la microarquitectura ósea que proporciona información esquelética complementaria a la obtenida de la Densidad mineral ósea estándar (DMO). Este documento muestra una forma única de evaluar la textura ósea, un sustituto de la microarquitectura ósea y, por lo tanto, la resistencia ósea que no solo predice el riesgo futuro de fracturas: lo hace de forma independiente de la DMO, los factores de riesgo clínicos y la herramienta FRAX. También mejora la precisión de estas herramientas cuando se utiliza como una prueba complementaria. Además, demuestra precisión diagnóstica tanto para la osteoporosis primaria como secundaria, tanto en mujeres como en hombres, y parece sensible a cambiar con el tiempo como resultado de un tratamiento efectivo (con aumento de TBS) o pérdida ósea continua en ausencia de tratamiento efectivo (con disminución de TBS). En algunos escenarios - por ejemplo, en pacientes con diabetes tipo 2 o trastornos asociados con una mayor calcificación extraña alrededor de la columna vertebral, como enfermedad degenerativa de la columna vertebral o espondilitis anquilosante - casi supera incluso a la medida de diagnóstico de la regla de oro para la osteoporosis: la DMO medida por DXA. Prácticamente, TBS usado como un parámetro de ajuste de FRAX permite a los médicos beneficiarse de una evaluación más precisa del riesgo de fractura sin cambios en la cantidad de trabajo existente.

El uso de FRAX ajustado para TBS permite a los médicos:

  • Integrar TBS fácilmente en la práctica clínica diaria
  • Mejorar la predicción de la fractura usando FRAX
  • Perfeccionar la evaluación individual del riesgo de fractura
  • Mejorar la selección de los pacientes que necesitan tratamiento terapéutico.

TBS iNsight es, por lo tanto, una herramienta útil para mejorar la predicción del riesgo de fractura en la clínica junto con la DMO y los factores de riesgo clínicos.

Riferimenti

[1] “Consensus development conference: diagnosis, prophylaxis, and treatment of osteoporosis,” Am. J. Med., vol. 94, no. 6, pp. 646–650, Jun. 1993.

[2] J. A. Kanis, “WHO technical report,” University of Sheffield, UK: 66, 2007.

[3] O. Johnell and J. A. Kanis, “An estimate of the worldwide prevalence and disability associated with osteoporotic fractures,” Osteoporos. Int. J. Establ. Result Coop. Eur. Found. Osteoporos. Natl. Osteoporos. Found. USA, vol. 17, no. 12, pp. 1726–1733, Dec. 2006.

[4] L. J. Melton, E. A. Chrischilles, C. Cooper, A. W. Lane, and B. L. Riggs, “Perspective. How many women have osteoporosis?,” J. Bone Miner. Res. Off. J. Am. Soc. Bone Miner. Res., vol. 7, no. 9, pp. 1005–1010, Sep. 1992.

[5] L. J. Melton, E. J. Atkinson, M. K. O’Connor, W. M. O’Fallon, and B. L. Riggs, “Bone density and fracture risk in men,” J. Bone Miner. Res. Off. J. Am. Soc. Bone Miner. Res., vol. 13, no. 12, pp. 1915–1923, Dec. 1998.

[6] J. R. Center, T. V. Nguyen, D. Schneider, P. N. Sambrook, and J. A. Eisman, “Mortality after all major types of osteoporotic fracture in men and women: an observational study,” Lancet Lond. Engl., vol. 353, no. 9156, pp. 878–882, Mar. 1999.

[7] B. Gullberg, O. Johnell, and J. A. Kanis, “World-wide projections for hip fracture,” Osteoporos. Int. J. Establ. Result Coop. Eur. Found. Osteoporos. Natl. Osteoporos. Found. USA, vol. 7, no. 5, pp. 407–413, 1997.

[8] J. A. Kanis et al., “European guidance for the diagnosis and management of osteoporosis in postmenopausal women,” Osteoporos. Int. J. Establ. Result Coop. Eur. Found. Osteoporos. Natl. Osteoporos. Found. USA, vol. 24, no. 1, pp. 23–57, Jan. 2013.

[9] E. S. Siris et al., “Bone mineral density thresholds for pharmacological intervention to prevent fractures,” Arch. Intern. Med., vol. 164, no. 10, pp. 1108–1112, May 2004.

[10] D. B. Burr, “Bone material properties and mineral matrix contributions to fracture risk or age in women and men,” J. Musculoskelet. Neuronal Interact., vol. 2, no. 3, pp. 201–204, Mar. 2002.

[11] N. C. Harvey et al., “Trabecular bone score (TBS) as a new complementary approach for osteoporosis evaluation in clinical practice,” Bone, vol. 78, pp. 216–224, Sep. 2015.

[12] B. C. Silva, S. B. Broy, S. Boutroy, J. T. Schousboe, J. A. Shepherd, and W. D. Leslie, “Fracture Risk Prediction by Non-BMD DXA Measures: the 2015 ISCD Official Positions Part 2: Trabecular Bone Score.,” J. Clin. Densitom. Off. J. Int. Soc. Clin. Densitom., vol. 18, no. 3, pp. 309–330, Sep. 2015.

[13] R. Winzenrieth, F. Michelet, and D. Hans, “Three-dimensional (3D) microarchitecture correlations with 2D projection image gray-level variations assessed by trabecular bone score using high-resolution computed tomographic acquisitions: effects of resolution and noise,” J. Clin. Densitom. Off. J. Int. Soc. Clin. Densitom., vol. 16, no. 3, pp. 287–296, Sep. 2013.

[14] D. Hans, N. Barthe, S. Boutroy, L. Pothuaud, R. Winzenrieth, and M.-A. Krieg, “Correlations between trabecular bone score, measured using anteroposterior dual-energy X-ray absorptiometry acquisition, and 3-dimensional parameters of bone microarchitecture: an experimental study on human cadaver vertebrae,” J. Clin. Densitom. Off. J. Int. Soc. Clin. Densitom., vol. 14, no. 3, pp. 302–312, Sep. 2011.

[15] C. Muschitz et al., “TBS reflects trabecular microarchitecture in premenopausal women and men with idiopathic osteoporosis and low- traumatic fractures.,” Bone, vol. 79, pp. 259–266, Oct. 2015.

[16] L. Pothuaud, C. L. Benhamou, P. Porion, E. Lespessailles, R. Harba, and P. Levitz, “Fractal Dimension of Trabecular Bone Projection Texture Is Related to Three-Dimensional Microarchitecture,” J. Bone Miner. Res., vol. 15, no. 4, pp. 691–699, Apr. 2000.

[17] D. Hans, E. Šteňová, and O. Lamy, “The Trabecular Bone Score (TBS) Complements DXA and the FRAX as a Fracture Risk Assessment Tool in Routine Clinical Practice,” Curr. Osteoporos. Rep., Oct. 2017.

[18] E. Shevroja, O. Lamy, L. Kohlmeier, F. Koromani, F. Rivadeneira, and D. Hans, “Use of Trabecular Bone Score (TBS) as a Complementary Approach to Dual-energy,” J. Clin. Densitom. Off. J. Int. Soc. Clin. Densitom., vol. 20, no. 3, pp. 334–345, Sep. 2017.

[19] B. C. Silva et al., “Trabecular bone score: a noninvasive analytical method based upon the DXA image,” J. Bone Miner. Res. Off. J. Am. Soc. Bone Miner. Res., vol. 29, no. 3, pp. 518–530, Mar. 2014.

[20] F. M. Ulivieri, B. C. Silva, F. Sardanelli, D. Hans, J. P. Bilezikian, and R. Caudarella, “Utility of the trabecular bone score (TBS) in secondary osteoporosis,” Endocrine, vol. 47, no. 2, pp. 435–448, Nov. 2014.

[21] P. Martineau, B. C. Silva, and W. D. Leslie, “Utility of trabecular bone score in the evaluation of osteoporosis.,” Curr. Opin. Endocrinol. Diabetes Obes., Aug. 2017.

[22] J. P. Bilezikian et al., “Guidelines for the management of asymptomatic primary hyperparathyroidism: summary statement from the Fourth International Workshop,” J. Clin. Endocrinol. Metab., vol. 99, no. 10, pp. 3561–3569, Oct. 2014.

[23] A. A. Khan et al., “Primary hyperparathyroidism: review and recommendations on evaluation, diagnosis, and management. A Canadian and international consensus,” Osteoporos. Int. J. Establ. Result Coop. Eur. Found. Osteoporos. Natl. Osteoporos. Found. USA, vol. 28, no. 1, pp. 1–19, Jan. 2017.

[24] E. V. McCloskey et al., “A Meta-Analysis of Trabecular Bone Score in Fracture Risk Prediction and Its Relationship to FRAX.,” J. Bone Miner. Res. Off. J. Am. Soc. Bone Miner. Res., vol. 31, no. 5, pp. 940–948, May 2016.

[25] S. Kolta et al., “TBS result is not affected by lumbar spine osteoarthritis,” Osteoporos. Int. J. Establ. Result Coop. Eur. Found. Osteoporos. Natl. Osteoporos. Found. USA, vol. 25, no. 6, pp. 1759–1764, Jun. 2014.

[26] D. Hans, A. L. Goertzen, M.-A. Krieg, and W. D. Leslie, “Bone microarchitecture assessed by TBS predicts osteoporotic fractures independent of bone density: the Manitoba study.,” J. Bone Miner. Res. Off. J. Am. Soc. Bone Miner. Res., vol. 26, no. 11, pp. 2762–2769, Nov. 2011.

[27] K. Briot et al., “Added value of trabecular bone score to bone mineral density for prediction of osteoporotic fractures in postmenopausal women: the OPUS study.,” Bone, vol. 57, no. 1, pp. 232–236, Nov. 2013.

[28] M. Iki et al., “Trabecular bone score (TBS) predicts vertebral fractures in Japanese women over 10 years independently of bone density and prevalent vertebral deformity: the Japanese Population-Based Osteoporosis (JPOS) cohort study.,” J. Bone Miner. Res. Off. J. Am. Soc. Bone Miner. Res., vol. 29, no. 2, pp. 399–407, Feb. 2014.

[29] W. D. Leslie, B. Aubry-Rozier, L. M. Lix, S. N. Morin, S. R. Majumdar, and D. Hans, “Spine bone texture assessed by trabecular bone score (TBS) predicts osteoporotic fractures in men: the Manitoba Bone Density Program.,” Bone, vol. 67, pp. 10–14, Oct. 2014.

[30] W. D. Leslie, B. Aubry-Rozier, O. Lamy, D. Hans, and Manitoba Bone Density Program, “TBS (trabecular bone score) and diabetes-related fracture risk,” J. Clin. Endocrinol. Metab., vol. 98, no. 2, pp. 602–609, Feb. 2013.

[31] M. Iki et al., “Hyperglycemia is associated with increased bone mineral density and decreased trabecular bone score in elderly Japanese men: The Fujiwara-kyo osteoporosis risk in men (FORMEN) study.,” Bone, vol. 105, pp. 18–25, Aug. 2017.

[32] E. S. Leib and R. Winzenrieth, “Bone status in glucocorticoid- treated men and women.,” Osteoporos. Int. J. Establ. Result Coop. Eur. Found. Osteoporos. Natl. Osteoporos. Found. USA, vol. 27, no. 1, pp. 39–48, Jan. 2016.

[33] A. R. Hong et al., “Long-term effect of aromatase inhibitors on bone microarchitecture and macroarchitecture in non-osteoporotic postmenopausal women with breast cancer,” Osteoporos. Int. J. Establ. Result Coop. Eur. Found. Osteoporos. Natl. Osteoporos. Found. USA, vol. 28, no. 4, pp. 1413–1422, Apr. 2017.

[34] C. Eller-Vainicher et al., “Bone quality, as measured by trabecular bone score, in patients with primary hyperparathyroidism.,” Eur. J. Endocrinol., vol. 169, no. 2, pp. 155–162, Aug. 2013.

[35] Y. Hwangbo et al., “High-normal free thyroxine levels are associated with low trabecular bone scores in euthyroid postmenopausal women,” Osteoporos. Int. J. Establ. Result Coop. Eur. Found. Osteoporos. Natl. Osteoporos. Found. USA, vol. 27, no. 2, pp. 457–462, Feb. 2016.

[36] K. L. Naylor et al., “Trabecular Bone Score and Incident Fragility Fracture Risk in Adults with Reduced Kidney Function.,” Clin. J. Am. Soc. Nephrol. CJASN, vol. 11, no. 11, pp. 2032–2040, Nov. 2016.

[37] L. Ciullini et al., “Trabecular bone score (TBS) is associated with sub-clinical vertebral fractures in HIV-infected patients,” J. Bone Miner. Metab., Feb. 2017.

[38] “SVGO guidelines.”, www.svgo.ch

[39] M. Rossini et al., “Guidelines for the diagnosis, prevention and management of osteoporosis,” Reumatismo, vol. 68, no. 1, pp. 1–39, Jun. 2016.

[40] Karine Briot et al., “Actualisation 2018 des recommandations françaises du traitement de l’ostéoporose post-ménopausique“, Revue du Rhumatisme, https://doi.org/10.1016/j.rhum.2018.02.005, Apr. 2018.

[41] J. Compston et al., “UK clinical guideline for the prevention and treatment of osteoporosis,” Arch. Osteoporos., vol. 12, no. 1, p. 43, Dec. 2017.

[42] “DVO guidelines.” www.dv-osteologie.org

[43] M. Varsavsky et al., “Documento de consenso de osteoporosis del varón,” Endocrinol. Diabetes Nutr., vol. 65, pp. 9–16, Mar. 2018.

[44] G. A. Mel’nichenko et al., “Russian federal clinical guidelines on the diagnostics, treatment, and prevention of osteoporosis, Федеральные клинические рекомендации по диагностике, лечению и профилактике остеопороза », Probl. Endocrinol. Проблемы Эндокринологии, vol. 63, no 6, p. 392-426, feb. 2018.

[45] S. Hough et al., “South African clinical guideline for the diagnosis and management of osteoporosis: 2017,” J. Endocrinol. Metab. Diabetes South Afr., vol. 22, no. 1 (Supplement 1), 2017.

[46] E. V. McCloskey et al., “Adjusting fracture probability by trabecular bone score.,” Calcif. Tissue Int., vol. 96, no. 6, pp. 500–509, Jun. 2015.

[47] J. Tamaki et al., “Does Trabecular Bone Score (TBS) improve the predictive ability of FRAX<Superscript>®</Superscript> for major osteoporotic fractures according to the Japanese Population-Based Osteoporosis (JPOS) cohort study?,” J. Bone Miner. Metab., pp. 1–10, Feb. 2018.

[48] Y. Su, J. Leung, D. Hans, O. Lamy, and T. Kwok, “The added value of trabecular bone score to FRAX(R) to predict major osteoporotic fractures for clinical use in Chinese older people: the Mr. OS and Ms. OS cohort study in Hong Kong.,” Osteoporos. Int. J. Establ. Result Coop. Eur. Found. Osteoporos. Natl. Osteoporos. Found. USA, vol. 28, no. 1, pp. 111–117, Jan. 2017.

[49] Y. J. Choi, S. Y. Ock, and Y.-S. Chung, “Trabecular Bone Score (TBS) and TBS-Adjusted Fracture Risk Assessment Tool are Potential Supplementary Tools for the Discrimination of Morphometric Vertebral Fractures in Postmenopausal Women With Type 2 Diabetes,” J. Clin. Densitom. Off. J. Int. Soc. Clin. Densitom., vol. 19, no. 4, pp. 507–514, Oct. 2016.

[50] M. R. McClung et al., “Effect of denosumab on trabecular bone scoreinpostmenopausalwomenwithosteoporosis.,”Osteoporos.Int.J. Establ. Result Coop. Eur. Found. Osteoporos. Natl. Osteoporos. Found. USA, Jul. 2017.

[51] W. D. Leslie, S. R. Majumdar, S. N. Morin, D. Hans, and L. M. Lix, “Change in Trabecular Bone Score (TBS) With Antiresorptive Therapy Does Not Predict Fracture in Women: The Manitoba BMD Cohort.,” J. Bone Miner. Res. Off. J. Am. Soc. Bone Miner. Res., vol. 32, no. 3, pp. 618–623, Mar. 2017.

[52] T. Petranova, I. Sheytanov, S. Monov, R. Nestorova, and R. Rashkov, “Denosumab improves bone mineral density and microarchitecture and reduces bone pain in women with osteoporosis with and without glucocorticoid treatment.,” Biotechnol. Biotechnol. Equip., vol. 28, no. 6, pp. 1127–1137, Nov. 2014.

[53] S. Di Gregorio, L. Del Rio, J. Rodriguez-Tolra, E. Bonel, M. Garcia, and R. Winzenrieth, “Comparison between different bone treatments on areal bone mineral density (aBMD) and bone microarchitectural texture as assessed by the trabecular bone score (TBS).,” Bone, vol. 75, pp. 138–143, Jun. 2015.

[54] C. Senn, B. Gunther, A. W. Popp, R. Perrelet, D. Hans, and K. Lippuner, “Comparative effects of teriparatide and ibandronate on spine bone mineral density (BMD) and microarchitecture (TBS) in postmenopausal women with osteoporosis: a,” Osteoporos. Int. J. Establ. Result Coop. Eur. Found. Osteoporos. Natl. Osteoporos. Found. USA, vol. 25, no. 7, pp. 1945– 1951, Jul. 2014.

[55] M. A. Krieg, B. Aubry-Rozier, D. Hans, W. D. Leslie, and Manitoba Bone Density Program, “Effects of anti-resorptive agents on trabecular bone score (TBS) in older women,” Osteoporos. Int. J. Establ. Result Coop. Eur. Found. Osteoporos. Natl. Osteoporos. Found. USA, vol. 24, no. 3, pp. 1073–1078, Mar. 2013.

[56] A. W. Popp et al., “Effects of zoledronate versus placebo on spine bone mineral density and microarchitecture assessed by the trabecular bone score in postmenopausal women with osteoporosis: a three-year study.,” J. Bone Miner. Res. Off. J. Am. Soc. Bone Miner. Res., vol. 28, no. 3, pp. 449–454, Mar. 2013.

[57] T. Petranova, I. Sheytanov, S. MONOV a, R. NESTOROVAb, and R. Rashkov, “Effect of denosumab on bone mineral density and trabecular bone score in postmenopausal osteoporosis: Three-year treatment results,” J. Balk. Tribol. Assoc., vol. 22, pp. 3369–3375, Jan. 2016.

[58] J. P. Bilezikian et al., “Abaloparatide-SC improves trabecular microarchitecture as assessed by trabecular bone score (TBS): a 24-week randomized clinical trial,” Osteoporos. Int., pp. 1–6, Nov. 2017.

[59] K. G. Saag et al., “Trabecular Bone Score in Patients With Chronic Glucocorticoid Therapy-Induced Osteoporosis Treated With Alendronate or Teriparatide,” Arthritis Rheumatol. Hoboken NJ, vol. 68, no. 9, pp. 2122– 2128, Sep. 2016.

[60] M. Kalder, I. Kyvernitakis, U. S. Albert, M. Baier-Ebert, and P. Hadji, “Effects of zoledronic acid versus placebo on bone mineral density and bone texture analysis assessed by the trabecular bone score in premenopausal women with breast cancer treatment-induced bone loss: results of the ProBONE II substudy.,” Osteoporos. Int. J. Establ. Result Coop. Eur. Found. Osteoporos. Natl. Osteoporos. Found. USA, vol. 26, no. 1, pp. 353–360, Jan. 2015.

[61] C. Prasad et al., “Risedronate may preserve bone microarchitecture in breast cancer survivors on aromatase inhibitors: A randomized, controlled clinical trial,” Bone, vol. 90, pp. 123–126, Sep. 2016.

[62] R.-S. Maria et al., “TBS and BMD at the end of AI-therapy: A prospective study of the B-ABLE cohort.,” Bone, vol. 92, pp. 1–8, Nov. 2016.

[63] M. S. Librizzi et al., “Trabecular bone score in patients with liver transplants after 1 year of risedronate treatment.,” Transpl. Int. Off. J. Eur. Soc. Organ Transplant., vol. 29, no. 3, pp. 331–337, Mar. 2016.

[64] N. B. Watts et al., “Responses to Treatment With Teriparatide in Patients With Atypical Femur Fractures Previously Treated With Bisphosphonates,” J. Bone Miner. Res. Off. J. Am. Soc. Bone Miner. Res., vol. 32, no. 5, pp. 1027–1033, May 2017.

Descargas relacionadas

Volver arriba